El canto de los marginados

Una puerta con una imagen deslucida del papa Francisco se abre y cuatro personajes entran en un bar de mala muerte, cantando una canción: “Yo siento que mi fe se tambalea, que la gente mala vive, Dios, mejor que yo”. Desde ese momento el espectador sabe que la trama de Lámina y pintura del Teatro El Paso, de Pereira, tendrá lugar en los espacios marginales de la sociedad –un taller de vehículos, las calles inhóspitas de una ciudad extranjera– donde la realidad inclemente sujeta a los personajes en una constante tensión entre la vida y la muerte, la risa y el dolor silencioso, el teatro de la vida y el teatro de la ficción.

Así, la obra representa en escena una experiencia de la juventud del dramaturgo, César Castaño, quien trabajó en un taller similar al de la obra junto a un grupo de hombres que tenía el anhelo incesante de una vida mejor.

Foto: Valentín Betancur – Oficina de Comunicaciones Instituto de Cultura El Carmen de Viboral

Lámina y pintura revela en varias ocasiones sus rasgos autoficcionales y metaficcionales, es decir, que llevan la realidad histórica del creador a la ficción, y profundiza en los temas del arte y los mecanismos de la creación artística en sí mismos. En un primer momento, Pángara señala que El Peludo, quien ha salido del mundo de los talleres para dedicarse al teatro, está pagando con la obra su promesa de llevar a las tablas la vida del taller, y que él es uno de los personajes principales del drama. Luego, Pángara se retira para dar paso al actor, de carne y hueso, quien reflexiona sobre cómo los hechos de la realidad histórica (el asesinato de los líderes sociales, por ejemplo) entran a formar parte constitutiva de la ficción. De esta manera, autoficción y metaficción no son en esta pieza un mero artificio aislado del impulso creador, sino que es la manera como el impulso creador –autobiográfico– deja su huella en la composición formal de la obra.

A partir de esta coherencia se realiza la construcción de los personajes, quienes, a medida que intentan salir de su precario mundo, más se hunden en él, pues en cada uno de ellos hay una voz profundamente testimonial. El tono humorístico de los primeros cuadros escénicos, atravesado por el chiste morboso, acaso en un principio demasiado reiterativo, contribuye a la verosimilitud de los sujetos que allí encarnan situaciones típicamente marginales, y que encuentran en la risa y el comentario escandaloso una forma de transgresión de lo políticamente correcto. Pero además denota una sesuda inmersión en aquellos mundos que se representan –que se presentan más bien– en la pieza.

Foto: Valentín Betancur – Oficina de Comunicaciones Instituto de Cultura El Carmen de Viboral

Este humor cada vez se vuelve más tenaz, más “negro”, y finalmente revela el intenso sufrimiento y la frustración desgarradora a la que son lanzados los cuatro hombres, cuya rudeza y tosquedad inicial dejan entrever la característica fragilidad de la condición humana; una fragilidad de la que además da cuenta el rico repertorio musical que atraviesa la obra.

Finalmente, vale destacar que el tránsito de los cuadros escénicos, que lleva a los personajes a través distintas aventuras (o desventuras), que les impone siempre situaciones que ellos apenas pueden comprender, está catalizado por el manejo de los objetos. Probablemente bajo el influjo del Teatro La Zaranda, el Teatro El Paso otorga una fuerte carga semántica –y además– una impresionante capacidad de mutación a cada uno de los objetos con los que interactúan los personajes: las botellas de cerveza, un ataúd, las maletas cargadas del polvo ilícito y del polvo de la decrepitud. Al momento del aplauso, los espectadores de Lámina y pintura se miran, tal vez tocados, como yo, por las historias propias e íntimas del desarraigo.

Foto: Valentín Betancur – Oficina de Comunicaciones Instituto de Cultura El Carmen de Viboral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s