Astucias de un colibrí

En la tarde llevabas el olor a musgo húmedo:

era todo el ropaje.

Entonces cosechabas los pájaros en el cielo que sembrabas con el canto,

y estaba preparada en mi mano la flor que restauraría tus labios.

Estaba mi dedo dibujando atardeceres en tu espalda

Estaba mi dedo pulsando en tus muslos las melodías mansas

Era la tarde y yo traía conmigo un poema inconsolable:

era todo el ropaje

desnudos, como vueltos a nacer,

celebramos en silencio que había un ave ardiendo en el ocaso

que había un ave ardiendo en el ocaso

y sus cenizas caerían en nuestras espaldas descubiertas a la noche

                                                                                  como estrellas muertas.

En las manos traías los velos para cubrir mis palabras,

bailaste hasta la última luz.

Entonces en la hierba quedaron anochecidas las plumas de tus pájaros

y en la piel mía el canto como todo ropaje

y ya tus labios restaurados soñaban bajo el influjo de mi aroma.

y en el cielo un rumor de dos nieblas desechas en la cama.

En la tarde llevabas el olor a musgo húmedo: Me guías a tu cuerpo como a una tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s