Cabritas

Encabritadas.
trepaban a nuestras espaldas
tres cabritas recién nacidas
y con sus dos garras
nos pellizcaban
mientras reíamos

¡Patas de cabra!
¡Patas de cabra!

Jugábamos a empujar
a las grandes, las madres,
por los cuernos
y ellas nos seguían el juego
amorosamente

hasta que nos cansábamos
y nos sentábamos
en la gruesa rama
de un aguacate
a esperar que cayera la tarde
y el árbol inmenso
de guayabas de leche
dejara de estar caloroso
para arrebatarle sus frutos.

Y las cabras con su balido,
tierno y agudo,
be-ee-eee
nos despedían
a la hora
de regresar
a casa

Muchachos trepando a un árbol – Francisco de Goya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s