Parábola de la mala cosecha

De estos parajes
            ya conocía el polvo y la piedra:
aquí se me quebraron los párpados resecos
de otear,
y por mis cuencas asomaron las lánguidas ramas
de la hiedra.

             De tanto otear, sin embargo,
terminé por albergar estos cuatro espejismos:
             el amor,
             el tedio,
             la enfermedad
             y la ira.

Hubo días
             en los que bendije la soledad
             de este desierto.
Y los hubo en que desquité con su suelo
             tristezas atávicas.

Cuando mirabas a lo lejos
             sombras,
cuando esquivabas con mirada torva
             mis atisbos secretos,
cuando marchitabas la palabra
             antes de concretarla en tu boca,
estos parajes se parecían a ti.

Lo mismo que en tu alma, recogí
             una mala cosecha
             entre el polvo y la piedra,
             los cardos y la hiedra de este valle.

             En fin,
             levantaré siempre en parajes similares
             los cuatro palos de mi choza,
golpearé una y otra vez la roca
             hasta que sacie mi sed.

Otra cosa no me corresponde, hermanos.
             Ninguna
             otra
             cosa.

Un comentario sobre “Parábola de la mala cosecha

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s