Res poética

Lo sutil se hace metafísica a cuchillo y vacío. Los versos de la ausencia cobran sangre, vida, sufrimiento. Eterno trastorno de la nada. Trazos esfumados en el viento. Revelaciones de cosas jamás soñadas.

Las nubes viajan al país de los muertos. Una lluvia de alegorías ahuyenta la copa. Un reloj da el reflejo del último aliento. Un espantapájaros del subsuelo sirve la noche rota. Un niño eleva cometas en una primavera del infierno.

La histeria caza sentimientos ahogados. La esquizofrenia juega a beber imágenes escurridizas y voces calladas. Una estrofa monologa en el espejo instantes ciegos. El delirio husmea verdades avinagradas. La obsesión corre desnuda detrás de la duda y el tiempo.

Abismo de la señal indefinida; entre el barrote de la palabra y el risco de lo efímero, se suicidan los deseos. En la náusea de la metáfora alucinada, un poema quiere torturar lo bello. En un cuarto huérfano, una lengua sedienta de contradicción se ahorca en la viga del silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s