Tiempo

¿No se hacen los días más tranquilos con los años que pasan?

¿No se simplifican los sueños, mientras que el anhelo palidece en la noche que responde

con los ojos cerrados

a la angustia del tiempo marchito?

Mírame, -dice la noche- ¿acaso no comienzan a correr los días en un círculo tras de sí?

¿No pasan las horas como una cascada de luces?

¿No llega la noche antes de tiempo?

¿No llega la noche antes de tiempo?

El tiempo se ha hecho amigo a tus espaldas de la voz que pide descanso

La voz que es también tu voz,

La voz de la vida que va renunciando.

La vida se me ha ido llenando de recuerdos mordidos

-dice la voz a la noche-

Recuerdos medios

Recuerdos semi-soñados

Recuerdos que no son recuerdos,

sino dolores que han prestado a la vida

los rostros que hemos coleccionado para interpretar el teatro de las angustias cuando llegas tú

y nos arrojas al silencio

antes de que las arenas del primo de la muerte nos arropen hasta un nuevo comienzo.

La vida se ha llenado de rostros

-les digo a ambos-

 Rostros que se repiten en otros rostros

Rostros que son palabras

Que son anhelos marchitos.

Yo, reflejo de lo que no vive

De lo que nunca supo acercarse a la luz de los días

He convertido el mundo

En un aquelarre de fantasmas.

¿Será así para todos?

Con razón la voz está cansada

Qué será de mí

Cuando todo lo que me quede sean fantasmas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s