El Carnaval y la calle

Por Felipe Castaño

El Gesto Noble inicia con un carnaval de comparsas que anuncia la fiesta del teatro. En un recorrido por la calle principal, entre algarabías, asombro, miedo y un montón de sensaciones más, van desfilando actores, máscaras, zanqueros, mitos, santos… y todo cuanto la imaginación de los hombres de teatro crea pertinente integrar al carnaval de comparsas. 

Terminada la celebración de la Virgen del Carmen, lo profano se da cita en las calles y teatros de El Carmen de Viboral, pueblo que le rinde culto tanto a la patrona de los conductores, como al del vino, el teatro y la fertilidad. Pequeños rezagos de la historia, si rastreamos la genealogía del carnaval de comparsas tendríamos que parar en la edad media, para asistir a la fiesta cristiana de la carne en el Risus Paschalis como punto obligatorio, y devolvernos hasta las bacanales griegas y latinas, e incluso hasta Sumeria y Egipto.

Este y todo el registro fotográfico del texto pertenece a Carolina Betancur.

Después del receso del año anterior, debido a la Covid-19, quince grupos se tomaron la calle principal, y en desfile, fueron invocando esos dioses paganos, a los que les rendimos culto sin saberlo: cuando se inaugura El Gesto Noble, el pueblo ya no puede seguir siendo el mismo. Una extraña efusividad se vive en los bares, en los teatros, en las calles; hay una permisividad implícita que la moral pública censura pero que poco importa, porque el encuentro se da y era justo que se diera después de la ausencia del año pasado, pues en el carnaval:

[…] no preocupan las reglas; se establece un mundo al revés… se libera el temor impuesto por la existencia de los códigos; se experimenta una libertad por el comportamiento diabólico que implica actuar satánicamente: rebeldía, darle cabida a la tentación, complacerse en ella y la caída, ser como dioses; la máscara, fundamental en la comedia y en el carnaval, permite trasladar a la risa la dificultad de vivir y ridiculizar […] (Soto, 2007 p. 62-63). 

Esta descripción filosófica del carnaval medieval contiene el sentido primigenio de cómo se dio esta manifestación originalmente. Y aunque para muchos estas expresiones pasan inadvertidas, hay verdad en las palabras de Gonzalo Soto, solo que el sátiro emerge en la “discreción” de la multitud y a ojos de la noche.

El Carnaval de comparsas y la calle

Volviendo al ritual inaugural de El Gesto Noble, el Carnaval de comparsas, contó este año nuevamente con la asesoría de Gerardo Rosero y Fernando García, directores de Danza Teatro Pies del Sol y Barrio Comparsa respectivamente. Después de realizar talleres en las veredas del municipio, asesorar comparsas y realizar un trabajo investigativo sobre hitos de nuestra historia local, surgió como elemento simbólico del carnaval la Víbora Festiva

Esta criatura recién nacida y que se desliza como elemento formal de conocimiento y reconocimiento local, tiende a convertirse en un ser con existencia íntegra para explorar las más hondas emociones sobre la sociedad, el pensamiento, los hombres y mujeres de cada época. La víbora festiva se consolida como un compendio de valores y manifestaciones culturales, se propone como apuesta para recuperar los fenómenos pasados y presentes como pobladores de un territorio a través del encuentro de la expresión colectiva (Castro Trujillo, 2021 p. 11).

En efecto, en la comparsa se registró una apuesta por el patrimonio local y el fortalecimiento de la memoria histórica del municipio, resaltando elementos como el pregonero, la virgen, la tapetuza, la cerámica, pero también dando cabida a otros elementos que empiezan a definir nuestra expresión cultural reciente como el Viboral Rock. 

Más allá de estas consideraciones patrimoniales, un punto de reflexión se hace importante y gira alrededor de dos ejes: el carnaval y la calle. A propósito de la nueva presencialidad del festival, el carnaval de comparsas nos retornó a la calle como lugar de encuentro teniendo como excusa el teatro. Este acto encarna, además de un sentido ritual, un gesto de resistencia. Cuando surgió Teatro Tespys la violencia asediaba el municipio y el teatro significó decirle no a las armas, fue salir a pelear contra el miedo desde el arte; ahora, nuevamente el carnaval sale a la calle a pelear contra el miedo que causa la covid: “En el año en que el público tiene la nariz y la boca tapadas, para que por ellas no se salga ni se entre la muerte(Álvarez, 2021, La mirada). 

Es entonces cuando el carnaval nos libra del temor impuesto por la existencia de los códigos y nos regala la calle como punto de encuentro. Algo similar expresó Fernando García sobre el surgimiento de Barrio Comparsa, pues ellos se habían tomado las calles de carnaval, como rechazo a la violencia urbana que les quitaba este lugar de expresión vital. 

La calle 

Es por este tipo de expresiones culturales, que tienen su sentido vital en la calle, que se justifican las manifestaciones que la comprenden como espacio creativo. Patricia Ariza lo dijo en un conversatorio que se llevó a cabo en el marco de El Gesto Noble: “Las calles son el sistema nervioso de las ciudades”, pues, sigue Ariza: “comunican o descomunican, tienen un problema de horarios y actualmente hay una resignificación de las calles.” Esta resignificación se registra en el contexto inmediato de nuestra crisis nacional, agudizada por la emergencia sanitaria, la cual volvió las calles un espacio socialmente muerto. Paradójicamente, El Paro Nacional nos devuelve las calles como espacio de encuentro para la resistencia social y el arte. 

Así, el arte juega un papel protagónico, pues este es el que interviene los símbolos coloniales y nos libera del temor impuesto por los códigos, al trastocarlos, invertirlos, modificarlos, desfigurarlos… están insertando en las personas una nueva reflexión alrededor de la norma social, la cual se moviliza en las calles y desde allí se difunde. 

Soto Posada, G. (2007). Filosofía medieval. Sociedad de San Pablo.

Castro Trujillo, Y. (25 de julio 2021). Carnaval de Comparsas: el nacimiento de una nueva criatura mítica. Revista digital El Gesto Noble

Álvarez Árboleda, A (26 de Julio 2021). La mirada parte de Imaginarios: Carnaval de comparsas. Opinión a la plaza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s