¡Que viva José María! ¡Que beba Villa!

Después de participar en la realización de los planos del Puente de Brooklyn, en Nueva York, y de ser invitado a trabajar en reiteradas ocasiones por el inventor Thomas Alva Edison, el ingeniero antioqueño y célebre bebedor José María Villa Villa regresó a Colombia. En 1887 le adjudicaron la construcción de la que sería su … Sigue leyendo ¡Que viva José María! ¡Que beba Villa!

El lenguaje no sexista y otras faltas de ortografía

El año pasado estuvo circulando –hasta el hastío– un video en el que una mujer se despachaba frente a una multitud contra el llamado lenguaje inclusivo. Sus argumentos en apariencia eran contundentes: en un solo derroche de erudición, la mujer explicó y ejemplificó, una a una, las reglas idiomáticas que sustentaban su punto de vista. … Sigue leyendo El lenguaje no sexista y otras faltas de ortografía

Elogio de los oficios inútiles (segunda parte)

Ver: Elogio de los oficios inútiles (primera parte) No recuerdo a qué obra de teatro correspondía la boleta. Pero sí recuerdo el diseño de la boleta y sobre todo el texto que aparecía en el envés: “si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente … Sigue leyendo Elogio de los oficios inútiles (segunda parte)

Elogio de los oficios inútiles (primera parte)

Ver: Elogio de los oficios inútiles (segunda parte) “¡Coja oficio!”, le diría cualquiera de mis coterráneos antioqueños a ese bello personaje de Julio Cortázar que “para luchar contra el pragmatismo y la horrible tendencia a la consecución de fines útiles”, decidió arrojar por el lavabo un cabello arrancado de su propia cabeza, asumiendo luego la … Sigue leyendo Elogio de los oficios inútiles (primera parte)

Alberto Parra solo tenía ganas de hablar

Bajo el influjo de una decepción amorosa, escribí uno de los peores cuentos de todos los tiempos: Alberto Parra no tenía ganas de hablar. En él intenté sublimar una de las sensaciones que me había dejado aquella ruptura, la de haber perdido todos los referentes vitales y –así– la capacidad de entender lo que me … Sigue leyendo Alberto Parra solo tenía ganas de hablar