A través de la ventana

─ ¿Usted sí se acuerda cómo me llamo yo? ─ ¡Claro doña Belarmina! cómo no me voy a acordar. ─Es que casi nadie se acuerda de mí. *** Doña Belarmina era una mujer de una piel tan blanca que se podía detallar los arreboles pintados en sus mejillas. Sus ojos estaban siempre cristalizados, centinelas de … Sigue leyendo A través de la ventana